Proclama apostólica año 2019

He orado como no tiene idea para pedir la dirección de Dios para esta proclama. Lo primero que debemos entender es que el 2019 es la continuación del 2018, no podemos separar un año de otro porque la vida en abundancia de Cristo nos capacita para lo que viene.

2018: UN AÑO DONDE HEMOS APRENDIDO ENSEÑANZAS PARA TENER VIDA Y EN ABUNDANCIA

De las muchas cosas que aprendimos en el 2018 estuvo la importancia de tener derecho legal sobre las promesas que Dios nos dio. Orando le pedí al Señor que me dijera cómo introduzco la proclama y me dijo que hablara de algunos aspectos que están relacionados y que les mostré el año pasado y tenemos que conectarlas al nuevo año.

Hay muchas enseñanzas, pero una de ellas se llamó el derecho legal. El derecho legal es importante porque las promesas que Dios nos da las cumple, pero necesitamos tener derecho legal sobre esas promesas, porque Dios lo dejó establecido en Su Palabra.

Por ejemplo, José tuvo un derecho legal con sus huesos, porque no quería que sus huesos los dejaran en Egipto, dijo quiero que los coloquen en una cajita de madera y pasaron cientos de años y la cajita fue guardada para llevar los huesos de José a la tierra prometida, la tierra que le prometió Dios a Abraham, a Isaac y Jacob. Por la fe los huesos de José fueron la garantía de un derecho legal.

Jesús tuvo que tener un derecho legal para que le perteneciéramos de nuevo a nuestro padre Dios, Él nos compró a precio de Su vida al derramar Su sangre por nosotros, nos compró a precio de sangre. El derecho legal que Jesús tiene sobre ti y sobre mí es que Él nunca trabaja en tierra ajena, Él trabaja en la tierra que compró. Él no siembra en campo ajeno.

Usted tiene un precio que el Hijo lo pagó para que seamos hijos de Dios, para que las promesas las veamos cumplidas. Tenemos que tener derechos legales y de eso hablamos en el año 2018 y es tan importante que era necesario que los huesos de José entraran a la tierra prometida. Más adelante, en la descendencia de José vemos a un Josué, a un Gedeón y luego vino el profeta Samuel, por la fe de José.

Samuel fue el último profeta de Israel y el último juez, de él dice la Palabra que nunca dejó caer una palabra de Dios a tierra, porque venía de un hombre que dijo que mis huesos no queden en Egipto sino que pasen a la tierra prometida, no importa el tiempo que pase pero va a ocurrir. Así que vengo a decirte que tienes el derecho legal cuando le has creído al Señor, porque al final de cuentas el Padre creyó en ti cuando el Hijo te compró, así que usted y yo tenemos un derecho legal delante de Dios.

Colosenses 1:13-14 “El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, 14 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.2

Pero para que, déjeme explicarle, la Biblia dice:

1ª a los Corintios 6:20 “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.”

Fuimos comprados, la salvación para nosotros fue gratis, pero para Jesús salvarnos no fue gratis, tuvo que dar Su vida, derramar Su sangre por ti y por mi.

1ª a los Corintios 6:20 está hablando de que para glorificar a Dios no es solo con espíritu, no es sólo con mi alma, también con mi cuerpo, por eso le tengo que pedir al Espíritu Santo que me guíe a la hora de vestirme, no es legalismo, es sensatez. Quién sabe andar bien por dentro sabe andar bien por fuera.

Si usted fuera a una hermosa playa de Dominicana, no va vestido de traje de smoking, si estamos en la playa y vemos a alguien vestido así, pensaríamos que está borracho, drogado o loco, es lo mismo que si alguien viene con traje de baño a la iglesia. Entonces tenemos que tener sensatez y aún glorificar a Dios con nuestro cuerpo. La Palabra dice: Por precio fuiste comprado, no os hagáis esclavos de los hombres (1ª a los Corintios 7:23).

Una segunda enseñanza que también vimos en el 2018, es sobre los ataques del enemigo a casas. En este año hablamos de que el Señor viene a libertar:

1-Casas heridas por el heridor
2-Casas heridas por el devorador
3-Casas heridas por el destructor
4-Casas heridas por el acusador
5-Casas heridas por el tentador
6-Casas heridas por Satanás
7-Casas heridas por el ataque del leviatán.

Todos esos ataques, todas esas heridas, fueron clavadas en la cruz. Cristo en la cruz del calvario llevó el pecado, la enfermedad mía y tuya, para que nosotros fuéramos sanados pero también para que fuéramos libres, por eso el Evangelio consiste no sólo en salvación, sino también en liberación de Dios, por eso se cumplió en Jesús está profecía:

Lucas 4:18 “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos;
A poner en libertad a los oprimidos”

La unción verdadera es para:

1-Dar buenas nuevas para los pobres.
2-Sanar a los quebrantados de corazón.
3-A pregonar libertad a los cautivos.
4-Dar vista a los ciegos.
5-A poner en libertad a los oprimidos.

¿No le llama la atención que de las cinco cosas que acabamos de mencionar dos tienen que ver con liberación directa? y la sexta la dice en el verso 19

Lucas 4:19 “A predicar el año agradable del Señor.”

No habló del día de la ira de Jehová, porque en su primer año nos prepara para el día de Cristo, para el arrebatamiento, pero si hay algún lento que quiera quedarse para el día de Jehová, ese es su problema, pero hasta aquí detuvo el Señor la lectura del libro en su primera etapa.

Todo lo que vimos está conectado con lo de ahora, pero vamos a empezar a entrar en contexto.

UN PASAJE IMPRESIONANTE RELACIONADO CON LA PROCLAMA 2019

El 15 de diciembre de este 2018 cumplimos 31 años de haber llegado a esta Isla con mi esposa, pero cuando teníamos un año de estar aquí, mi hermano Leonel que es pastor en Guatemala, me regaló una Biblia Reina Valera actualizada. porque acababa de salir y yo no tenía esa versión, y curioso, la abrí y leí Éxodo 3 y cuando lo leí eso transformó mi vida ministerial de manera notoria y déjeme decirle que estoy aprendiendo cada día y he aprendido que yo no quiero terminar como pastor, ni como apóstol, quiero terminar como oveja, porque Jehová es mi pastor y quiero terminar como hijo porque al final tengo un Padre.

Éxodo 3:1 (RVA) “Apacentando Moisés las ovejas de su suegro Jetro, sacerdote de Madián, guió las ovejas más allá del desierto y llegó a Horeb, el monte de Dios.

La versión RV1960 dice a través del desierto, pero esta dice más allá del desierto. Cuando yo leí esto en esta versión fue como que saltó la parte que dice más allá del desierto, entonces Dios me habló con ese pasaje a mi espíritu y me puso el siguiente pensamiento: Yo estoy buscando hombres como Moisés, pastores.

Usted sabe que al principio Moisés no era pastor, él se hizo pastor a la fuerza, porque cuando salió huyendo de Egipto se casó con una de las hijas de Jetro, sacerdote de Madián, y ellos eran pastores, él se tuvo que hacer pastor.

Pero lo que te quiero hacer ver es que El Señor me dijo: Yo quiero buscar pastores y ovejas que estén dispuestas a ir más allá del desierto. Moisés había estado casi por treinta y ocho años pastoreando las ovejas de su suegro, en un lugar de pleito. Cuando se busca la etimología de la palabra Madián, la misma significa pleito, rencilla, contienda.

Para ese tiempo a nosotros nos atacaban porque traíamos el concepto de adoración y alabanza y como no había todo eso acá, nos miraban como extraños y siempre al que le toca romper piedra le rompen la cara, pero entendemos que era Dios preparándonos, pero eran demasiados ataques y hasta un ratón cuando usted trata de acorralarlo en una esquina se defiende. De tanto ataque, aunque yo no era ratón, quería defenderme, pero Dios quería poner Su naturaleza en mí, quería enseñarme que a los que aman a Dios todas las cosas cooperan para bien y Él me estaba poniendo mansedumbre y humildad, porque tenía que procesarme.

Lo hermoso de esto es que Dios me dijo: quiero que seas un pastor que salgas de Madián, que no estés en contienda, que no estés con pleito, ni chismes, que no estés en el púlpito hablando mal de las personas, habla de Jesús y si hablas de Jesús yo te voy a premiar y ese ha sido el éxito.

Felipe predicaba a Cristo y sobre él las piedras, pero él veía los cielos abiertos y a Jesús puesto en pie, entonces hermanos entendí cuando Dios me dijo sal de Madián, no te metas a Madián, que Él me decía: Conduce a esas ovejas más allá del desierto. Pero cuando pasamos por el desierto, encontraremos serpientes, escorpiones y fieras, pero el Señor lo protege a uno y da la provisión, el Maná que no habías conocido, viene el agua que brota de la Roca, el pie no se hincha, el calzado no se gasta, la ropa no se envejece.

Dice la Palabra que entonces llegó a Horeb, el Monte de Dios y continúa diciendo:

Éxodo 3:2 (RVA) “Entonces se le apareció el ángel de Jehovah en una llama de fuego en medio de una zarza. El observó y vio que la zarza ardía en el fuego, pero la zarza no se consumía.”

Se le apareció el Ángel de Jehová en una zarza ardiendo, pero donde puso Moisés su vista fue en el Ángel de Jehová sobre la zarza y ese es el punto, por qué hay avivamientos que se terminan, porque la gente pone la vista en la zarza que arde, pero Él que está encima es Él que hace encender la zarza, es el Ángel de Jehová. ¿Quién era ese ángel de Jehová que se apareció encima de la zarza que ardía y no se consumía?

Más adelante ese mismo Ángel lo llama por su nombre dos veces (Moisés, Moisés) y le dice que se quita el calzado de sus pies, porque él lugar en que está es santo. Para poder tomar aquella visión primero tenía que quitar el calzado de los pies.

Éxodo 3:5 (RVA) “Dios le dijo: —No te acerques aquí. Quita las sandalias de tus pies, porque el lugar donde tú estás tierra santa es.”

¿Por qué quitarse los zapatos para recibir una visión?, ¿quién era ese Ángel? Era el mismo que se le apareció a Josué, el sucesor de Moisés, a quien le tocó entrar a la tierra prometida.

Josué 5:13-14  “Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? 14 El respondió: No; mas como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo?”

Ese Ángel era una teofanía, una aparición de Jesús como el Ángel de Jehová y la prueba de que era el mismo Señor es que Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, lo adoró. Ningún Ángel recibe adoración a menos que fuera un ángel caído, y le dijo Josué que dice mi Señor a su siervo, entonces ese Ángel de Jehová era Cristo, era una teofanía, el Verbo en una manifestación de Ángel de Jehová.

Él también se apareció como la Roca, primera de Corintios 10:4 dice que la roca espiritual que los seguía era Cristo. Para esa gente que cree que Cristo no es Dios, hágale la pregunta, ¿por qué Josué se postró y lo adoró?.

Josué 5:15 “Y el Príncipe del ejército de Jehová respondió a Josué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es santo. Y Josué así lo hizo.”

Lo mismo que le dijo a Moisés se lo dijo a Josué, lo mandó a quitarse el calzado de sus pies. Cada vez que uno va a comenzar una nueva etapa, hay que quitarse el calzado de los pies.

Quién se le apareció a Moisés encima de la zarza que ardía y no se consumía, es El mismo que se le apareció a Josué y a los dos les dijo que quitaran el calzado de sus pies porque el lugar era santo.

Cuando el Señor está los lugares son santos. Es lo que teológicamente se le llama: Teofanía, que es una aparición de forma visible y tangible de Dios para que los sentidos humanos. En el Antiguo Testamento el Verbo se manifestaba de diferentes formas, como roca, como Ángel de Jehová, a esto algunos le llaman Cristofanía, es decir, una aparición del Verbo (Jesucristo) en el Antiguo Testamento.

Ahora, ¿por qué se tenía que aparecer?, ¿a Dios alguien lo puede ver? Cuando usted quiera evidenciar que Jesús es Dios, eso se llama apologética, la defensa de su fe, mire lo que dice este versículo.

Juan 1:18 “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.”

Eso les costó a los discípulos de Jesús entenderlo, por eso fue que Jesús le dijo a Felipe:

Juan 14:9 “Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?”

Quiere decir que Jesús vino a mostrar al Padre y nos mandaron a que nosotros mostremos a Jesús. Entonces sí Jesús muestra al Padre y nosotros mostramos a Jesús, por tanto, si A igual a B y B es igual a C, por tanto C es igual a A. Si mostramos a Jesús entonces estamos mostrando al Padre.

Éxodo 3:3 “Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema.”

Todo el centro de él fue la zarza que ardía. Hay mucha gente que solamente ve el mover y el poder y se olvidan que hay Alguien que la hace arder y El que merece toda la gloria y Aquel que siempre hay que ver, nuestro Señor Jesús.

Éxodo 3:4 “Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.”

La zarza ardía, si miras un arbusto con fuego, quemándose ¿te meterías en medio? sin embargo él se metió y Dios lo llamó de en medio de la zarza, porque el fuego de Dios no mata, purifica. De aquí sale la expresión: Si no estamos dispuestos a morir por una visión, no podemos vivir por ella. Moisés estuvo dispuesto a morir por esa visión, por eso pudo vivir por ella.

Ahora viene la clave, que tiene que ver con la proclama, resulta que en Deuteronomio 33, ya estaba Moisés para morir y ellos sabían la importancia de la bendición a los hijos, a los nietos, a los bisnietos y hasta que alcances a ver generaciones. Así que si todavía tienes papá, mamá, abuelito, busca que te bendigan, aunque ellos te digan que no saben de eso, dígale bendígame con un buen hogar, con paz, con prosperidad, porque son autoridad.

Entonces Moisés comienza a bendecir a los hijos de Israel, fue uno por uno pero cuando llegó con José, el despreciado por sus hermanos esto fue lo que le dijo:

Deuteronomio 33:13 “A José dijo: Bendita de Jehová sea tu tierra,
con lo mejor de los cielos, con el rocío, y con el abismo que está abajo.”

Lo estaba bendiciendo con cosas poderosas que habían debajo de la tierra.

Deuteronomio 33:16 “Y con las mejores dádivas de la tierra y su plenitud; y la gracia del que habitó en la zarza venga sobre la cabeza de José, y sobre la frente de aquel que es príncipe entre sus hermanos.”

Recordemos que quien estaba en medio de la zarza era Cristo, entonces Moisés, el hombre de la Ley, dice que la gracia del que habitó en la zarza venga sobre la cabeza de José. El hombre de la Ley dice, quiero que la gracia que un día me dio a mí El que estaba encima de la zarza venga sobre ti José.

Siempre se ha dicho que en la ley no hay gracia, pero hasta para salvarse era con un animalito que sacrificaban ellos, para cubrir sus pecados, al final la gracia era que ellos lo hacían con fe matando un animalito, cubriendo pecados, pero la fe era que un día iba a venir el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Gracias siempre ha habido, nadie se ha podido salvar por Ley, ni aún Moisés, porque para guardar la Ley son seiscientos trece mandamientos y hermanos, vamos a hablar claro, ni los diez mandamientos cumplimos, porque hay cinco que son horizontales y cuatro verticales hacia arriba. Sólo de los horizontales, por ejemplo, uno dice no matarás, y no será que alguien aquí de repente mira a alguien y lo que piensa en su mente es que se muera para quedarme con su puesto. La gracia es la única que ha salvado al hombre porque nadie por la Ley ha podido, no es por obras para que nadie se vanaglorie.

El hombre representativo de la Ley, Moisés, habló del que se le apareció encima de la zarza (El Señor), el cual le dio Gracia y lo mismo pidió para José. Por eso la Biblia dice

Juan 1:17 “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.”

Hay cristianos que quieren judaizar y dice la Palabra que ni son judíos y son sinagogas de Satanás. ¿Cómo vamos a guardar la Ley si ni siquiera los que anduvieron en la Ley pudieron cumplirla, pero ¿cuántos podemos ahora ser salvos por gracia?.

EL ALFA Y EL OMEGA DE LA GRACIA DE DIOS

La gracia número uno para nosotros comenzó desde antes de los tiempos eternos, veamos lo que dice esta porción de las Escrituras.

2ª a Timoteo 1:9 “Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.”

Primera gracia: Una gracia antes de los tiempos eternos

Qué tremendo, antes de que hubiera un hombre aquí en la tierra, ya había una gracia que nos fue dad en Cristo Jesús, antes de los tiempos eternos, porque la gracia existía, es una de los atributos gloriosos de la naturaleza de Dios.

Segunda gracia: La gracia salvadora

Efesios 2:4-5  “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos).”

Tercera gracia: La gracia para acercarnos a Él.

Ya que llegaste a Cristo hay una gracia para estar cerca de Él.

Hebreos 4:16 “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.”

Es algo que me hace acercarme el trono de mi Dios, no es un trono de juicio, de condenación, hay gente que tiene miedo de acercarse a Dios, pero Él no tiene trono de juicio, tiene trono de Gracia.

Cuarta gracia: La gracia para hacer aceptos en el amado.

1ª de Pedro 1:13 “Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado.”

Entre más se acerca el arrebatamiento, más gracia hay para santificarnos, para ser la esposa del Cordero.

La gente que no recibió esta gracia:

1ra de Juan 2:28  “Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados.”

Cuando Cristo venga habrá gente avergonzada. Esa gente era salva, por eso les llaman hijitos, si eran hijitos tenían un papá, pero cuando venga Jesús va haber gente que le va a pasar lo mismo que a Mefiboset. Cuando David se fue con su familia porque su hijo Absalón le dio un golpe de estado (ya el otro Absalón, el anticristo, está a punto de manifestarse) pero antes Cristo, al igual que David, se lleva a su familia.

Cuando David regresó a retomar el poder luego de la muerte de Absalón, le pregunta a Mefiboset que venía barbudo y sucio que por qué no se fue con él, a lo que Mefiboset le responde que fue porque un siervo lo engañó. Hay un montón de gente engañadas por siervos, porque no siguieron la Palabra sino a hombres, por eso cuando veas que alguien se predica a sí mismo, no vale, porque el éxito es no predicamos a nosotros mismos sino a Cristo, Él cual ha resucitado.

La quinta gracia: La gracia en los siglos venideros

Efesios 2:6-7 “Y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, 7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.”

¿Qué vamos a hacer por toda la eternidad? un día nos dieron gracia allá y aquí la vinimos a vivir, a hacer crecer y a experimentarla, pero vamos a ir a anunciar la multiforme sabiduría de Dios y esa gracia a los confines celestiales, no me pregunte a quien o a que, pero van a haber creaciones a las que le vamos a ir a decir, somos la expresión de la gracia de Dios.

Romanos 5:17 “Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.”

En Adán pecamos, en Adán morimos, Dios nos da esa gracia en abundancia.

Romanos 5:20 “Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia.”

Primero era abundancia de la gracia, el segundo nivel es sobreabundancia de la gracia.

2ª a los Corintios 9:14 “Asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.”

La primera es la abundancia de la gracia del Hijo para salvarnos.
La segunda es la abundancia de la gracia del Espíritu de Gracia, el Espíritu Santo.
La tercera la superabundante gracia de Dios Padre.

Por cuanto la escritura dice: “Asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros”, declaramos:

2019: AÑO DE LA SUPERABUNDANTE GRACIA DE DIOS EN NOSOTROS

Levante sus manos y en el nombre de Jesús reciba en este momento la gracia, la abundante gracia, pero llego él año de la superabundante gracia de Dios, pero como sé que ya comenzó a recibir la abundante gracia y la superabundante gracia de Dios, usted va a comenzar a alabar y a adorar a Dios y expresarse porque Dios nos llamó a ser libres.

¿Recuerda que tanto a Moisés como a Josué les mandaron a quitarse las sandalias?

Primero lo hizo con Moisés para sacar al pueblo de Egipto, pero después para llevarlos a la tierra prometida también lo hizo con Josué. Cuando Dios te va a meter a una nueva etapa lo primero es quítense las sandalias y hazte como niño.

Jesús dijo dos cosas, que uno se tenía que hacer como niño y ser como niño. Hacerse como niño es volver a ser inocente y ser como niño es volver a soñar, a reír, el enemigo les roba con el tiempo a uno el ser como niño y el hacerse como niño.

Cuando Josué entró a la tierra prometida tenía ochenta años, al igual que Moisés cuando fue llamado a sacar al pueblo de Israel de Egipto, y Dios les decía, vuélvan a ser como niños.

También cuando uno se quita los zapatos siente como está el piso, el quitarte las sandalia te habla de hacerte sensible, ya que con el tiempo uno se va endureciendo.

Pero también en la antigüedad los esclavos andaban descalzos, vuelve y hazte un esclavo por amor de Jesús.

Dios nos enseña a que nos quitemos las sandalias, quitémonos el caminar antiguo, la conquista de la tierra prometida no se hace con moldes antiguos, tiene que haber la dirección del Espíritu Santo.

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.