Vino nuevo, odre nuevo

El termino vino en la Biblia tiene diferentes aplicaciones y se menciona en múltiples pasajes bíblicos.

Se refiere a partir de que se produce

Sus clases

Su prohibición

Abstinencia

Lo que resulta de su abuso

En la Biblia se usa de forma figurada.

1-Vino de la tierra

Hay quienes pagan mucho dinero para asistir a clubes de vinos y aprender a degustarlos. Los hay de diferentes precios, desde moderados hasta muy caros.

Efesios 5:18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu.

El alcohol puede destruir familias, porque destruye el carácter de las personas. El alcohólico no tiene voluntad propia para dejar el vicio. Recordemos que nosotros abrimos y cerramos puertas para nuestra descendencia, por lo tanto si en su descendencia usted tuvo un ancestro, padre o abuelo, alcohólico, no abra puertas.

Por otra parte, aunque en su familia usted no haya tenido nadie alcohólico, esa copita de vino que no significa nada para usted, sobre la que usted tienen control, para otro puede ser el detonante para abrir una puerta que lo va a llevar a un abismo, que es el alcoholismo, porque quizás ese descendiente suyo que al igual que usted comienza con una copita, no va a tener la misma fuerza de voluntad que usted para parar y enfrentar al diablo cuando se le ponga enfrente con esa tentación.

Pablo contrasta la embriaguez con vino que produce alegría temporal, con estar llenos del Espíritu, lo que produce un gozo verdadero.

Deseemos el vino que no se me va, el que me hace remolinear, no el que da vueltas en una copa.

Cono cristianos diríamos, pero yo no me embriago con esa clase de vino, pero el vino de la tierra se asocia a nuestra pasada manera de vivir y los deseos egoístas.

Tengo vino de la tierra cuando hago las cosas que antes hacía, cuando voy a los mismos lugares donde antes iba, cuando hablo como antes hablaba. Dios quiere que saquemos las malas palabras de nuestro vocabulario.

Estamos embriagados del vino de la tierra cuando el reconocimiento lo buscamos a como de lugar, cuando la vanidad de los ojos y los deseos que se desbocan se van detrás de las cosas que a Dios no le agradan.

Pensamos en pecados grandes cuando decimos lo que no le agrada a Dios, pero cuando tú te endeudas en cosas que Dios no te ha dicho que compres o hagas, eso a Él no le agrada.

Cuando nos embriagamos del vino de la tierra, perdemos el camino y la visión. Cuando estamos tomando el vino de la tierra, más lejos estamos de los deseos de Dios para nuestra vida.

2-Vino para libación u ofrenda

2da. a Timoteo 4:6 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 

Las ultimas palabras de un padre a su hijo en la fe.

Libación era vino que se derramaba en un altar, como sacrificio a Dios. Hay un vino que yo puedo derramar en el altar de Dios, que es una ofrenda delante de Él, por eso Pablo decía que estaba listo para ser sacrificado, él se hacía libación, un vino vertido en el altar de Dios.

Génesis 35:14 Y Jacob erigió una señal en el lugar donde había hablado con él, una señal de piedra, y derramó sobre ella libación, y echó sobre ella aceite. 

Libación, derramamiento de vino, este versículo narra el momento en que Jacob por segunda vez hablaba con Dios. La primera vez fue en Peniel, cuando luchó con el ángel y este lo bendijo, pero las dos veces le dijo que su nombre no era Jacob, sino Israel.

Éxodo 29:41 Y ofrecerás el otro cordero a la caída de la tarde, haciendo conforme a la ofrenda de la mañana, y conforme a su libación, en olor grato; ofrenda encendida a Jehová.

Este segundo cordero que se sacrificaba, se hacía en el momento en que Dios ordenó que se consagraran los sacerdotes.

El vino de la libación es el que nos hace ser sacerdotes y que nuestro nombre sea cambiado, en ese vino es que Dios espera que nosotros nos convirtamos cuando nos volvemos vino que se derrama en el altar de Dios, Él cambia nuestra esencia y naturaleza.

David interpretó los deseos de Dios al punto que él y el pueblo se convirtieron (se volvió) ofrenda.

Salmos 110:3 Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, En la hermosura de la santidad. Desde el seno de la aurora Tienes tú el rocío de tu juventud.

El original dice que se volvieron ofrenda. Cuando nos convertimos en el vino que sirve para libación es que no vasta que ofrendes, es que te conviertas en la ofrenda.

La ofrenda no es lo que echas en el canasto, eres tú, es cada minuto de tu día, es lo que quieres, lo que anhelas, es tu espíritu, alma y cuerpo en ofrenda de libación para Dios.

3-El vino del cielo

Juan 2:1-8 Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora. Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere. Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros. Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron. 

Cristo convirtió el agua en vino y sabiendo lo que había hecho le dijo a los que estaban con ellos que le llevaran el vino al maestresala, que era un especie de organizador de las bodas.

En las bodas de esa época la celebración duraba una semana, durante la cual el padre de la novia tenía que dar comida y vino a los invitados, por eso que se acabara el vino era una vergüenza muy grande, por lo que María intercedió por ellos.

Juan 2:9-10 Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.

El maestresala probó el vino y llamó al novio para preguntarle porque había dejado el mejor vino para el final.

Casi todo el mundo comienza la fiesta creyendo que está tomando el mejor vino que se le puede ofrecer.

El enemigo enturbia el entendimiento para que la gente no pueda saber que hay un vino mejor que el que está probando. Es difícil decirle a una persona a la que en todo le va bien, que tiene una vida estable, con prosperidad económica, que su matrimonio está bien, sus hijos son sanos y les va bien, que hay mucho más, que hay un vino mejor que ese.

Está todo bien hasta que se acaba el vino de la tierra y tiene que venir entonces el del cielo. Cuando llega un diagnóstico que no se esperaba y el dinero no sirve de nada, porque podemos pagar todas las terapias, pero no resulta, entonces es cuando viene el vino del cielo que nos hace ver que es mejor.

El vino de la tierra es igual a felicidad pasajera, mientras que el del cielo trae el gozo verdadero, que es eterno. Por ser feliz no tienes gozo, el gozo es interior, no depende de lo que tienes, ni de lo que eres, sino de que Dios está en ti.

4-Vino nuevo

El vino nuevo representa las experiencias frescas que Dios nos da y que el enemigo no puede robarnos. Dice la Biblia que nuevas son la misericordias de Dios cada día. La vida cristiana no es aburrida, porque cada día Dios quiere usarnos, Él tiene planes para con nosotros.

Dios pone en nosotros un nuevo cantico, una nueva forma de alabarle, nos cambia el disco duro. Hay mucha gente atada a sus tradiciones antiguas y se resisten a probar el nuevo vino.

Lucas 5:39 Y ninguno que beba del añejo, quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor.

Este versículo forma parte del contexto cuando Cristo dice que no pongas vino nuevo en odres viejos. Es por eso que Dios tiene que transformamos primero, para poder poner su vino dentro de nosotros, por eso no puede poner su vino en los que están en el mundo, sino en los que han sido cambiados de odre viejo a nuevo, pero a veces estamos aferrados al añejo, hay quienes viven en el pasado, por eso la Biblia dice que no digas que el tiempo pasado fue mejor.

Hecho 2:13 Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto.

Al descender el Espíritu Santo el día de pentecostés, los que veían a los discípulos hablar en diferentes lenguas, pensaron que ellos estaban borrachos.

El Espíritu Santo es el que pone ese vino nuevo en nosotros. El vino nuevo pone en nosotros un nuevo cántico, una nueva forma de alabar a Dios, nos cambia el disco duro.

Hay mucha gente atada a sus tradiciones antiguas y se resisten a probar el vino nuevo.

A los discípulos en el aposento alto se les acusó de estar ebrios del vino nuevo. Es que el vino nuevo pone en nosotros una experiencia nueva que no hemos vivido antes.

5-Vino del sufrimiento

Mateo 26:27 Y tomando la copa. y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos.

Este tipo de vino representa el sacrificio voluntario, el pacto unilateral que Dios hizo para perdonarnos para siempre.

Cuando experimentamos este tipo de vino es porque estamos dispuestos a renunciar a nuestro yo sin condiciones. Esto no es forzado, es voluntario, es por amor.

Este es el vino que resulta de una voluntad entregada al 100%, de una voluntad machacada para que salga el mejor vino.

Nunca permita que el enemigo le ponga en la mente que si el Señor viene usted se queda. La sangre de Cristo nos hace dignos de escuchar la trompeta.

6-Vino añejo, vino de la madurez

Isaías 25:6 Y Jehová de los ejércitos hará en este monte a todos los pueblos banquete de manjares suculentos, banquete de vinos refinados, de gruesos tuétanos y de vinos purificados. 

Dos tipos de vinos, refinado y purificado, los dos se dan por fuego por todas partes. Los objetos se purifican por fuero.

El vino añejo sale en aquellos que han sido sometidos al fuego de la prueba, que purifica y refina.

Este tipo de vino es escaso y de mucho valor, porque sale de mucho tiempo de reposo. Es por el que se paga mucho dinero con tal de disfrutarlo.

Es el reposo de Dios, el que te hace cantar en medio de la tormenta, es lo que la gente busca en la droga, alcohol, pero solo Dios lo puede dar.

Es necesario que diferenciemos el vino añejo del rancio.

El vino añejo es dulce y agradable al paladar, y el rancio, es como vinagre, que produce reacciones de desagrado en quien lo prueba.

Cuando lo tenemos les hablamos a otros con amor de Dios y la gente lo quiere y quiere tomarlo. Este vino es el producto de una vida entrega a Dios. El rancio es el de juicio y condenación, que solo habla de ir al infierno.

Cristo vio a una samaritana y no le reprochó por sus 5 maridos, le ofreció un agua para no tener sed jamás, tampoco condenó a la mujer adúltera, le dijo si otros no te han acusado, Yo tampoco, vete u no peques más.

El vino añejo tiene su sedimento reposado. Se ha separado el sedimento del líquido y el sedimento se va al fondo de la botella.

Así están colocados en el fondo de nosotros, los sentimientos de nuestra pasada manera de vivir y lo que sale es el vino de Dios.

CONCLUSIÓN

Diferentes tipos de vinos:

 

  • Vino de la tierra
  • Vino para libación u ofrenda
  • Vino del cielo
  • Vino nuevo
  • Vino del sufrimiento, del sacrificio
  • Vino añejo, vino de la madurez

Es doloroso ver como el mundo está entrando a la iglesia. Convierten templos en discotecas, poniéndole a los jóvenes música tecno para que en vez de ir a las discotecas vayan al templo, pero que les estamos enseñando a nuestros jóvenes.

Toman alabanzas y les ponen música tecno, o toman música del mundo y le ponen letras cristianas, pero si con esas canciones pecabas y las oyes en la iglesia, a donde va ir tu mente. Eso es vino de la tierra. Pero hay un vino del cielo, un vino nuevo que cambia mi manera de pensar, mis deseos.

El vino del sufrimiento es el que te hace ir en pos de Jesús, tomar tu cruz, negarte a ti mismo y seguirle.

El añejo es el de la madurez, es mi testimonio de vida que puedo mostrarle a la gente para que digan quiero tener lo que él tiene.

 

Compartir

Deja un comentario

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.