Tú, Mi Todo


“Salomón también edificó su propio palacio, y le llevó trece años terminar la construcción”.
1 Reyes 7:1 (NTV)

Si leemos unos capítulos atrás, podremos darnos cuenta que en la construcción del Templo, Salomón invirtió 7 años, mientras que en en la construcción de su propia casa o palacio, fueron 13 años, es decir, casi el doble de tiempo. Esto debería hacernos reflexionar sobre cuál era la prioridad en la vida de Salomón. Vemos más adelante, que él se centró en sí mismo y descuidó su devoción a Dios, siendo una alerta sobre los tesoros de su corazón, los cuales finalmente lo llevaron a una vida vacía y a alejarse de los caminos de Dios. Ahora reflexionemos en nuestras vidas: ¿A qué cosas le dedicamos más tiempo? ¿Realmente le estamos dando a Dios el primer lugar en nuestra vida? No hablamos de pasar ocho horas orando, meditando en Su Palabra y demás, pero si sumamos todos los momentos en los cuales tenemos una conversación interna con Él, si al tomar una decisión le damos el primer lugar, si nos levantamos y le buscamos primero a Él y antes de acostarnos le damos gracias por Su cuidado y amor, si en nuestro actuar diario le reconocemos en TODO lo que hacemos y Le glorificamos continuamente… Él es nuestra prioridad… Trabajamos y cada cosa que hacemos debe girar alrededor de Él. Si no es así, si vivimos una vida segmentada, es decir, oramos y luego nos olvidamos de Él y lo retomamos en la noche (si nos acordamos), tenemos prioridades equivocadas. Él debe ocupar nuestro corazón, mente y todo nuestro ser continuamente, la lectura de Su Palabra y el cumplirla debe ser un deleite a nuestras vidas. Comencemos a buscarle con pasión y dejar de centrarnos tanto en nosotros mismos.

Oración

Señor, que Tú seas mi respirar, mi pan, mi paz, mi gozo, mi seguridad, mi sabiduría, mi fortaleza… ¡Mi TODO! ese es mi anhelo, ¡vivir para y por Ti! Que los afanes diarios no me distraigan de lo más importante, cultivar una relación íntima Contigo. ¡Te adoro! ¡Amén!

Compartir

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.