Una Sonrisa


“… Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.”
Salmo 80:19b (RV60)

El salmista utiliza la expresión: “Haz resplandecer Tu rostro”. La primera vez que se menciona en la Biblia es en Números 6:24, en lo que conocemos como la bendición sacerdotal. Esta expresión nos recuerda lo que sucedía cuando Moisés pasaba tiempo en Su Presencia: su rostro resplandecía, reflejaba la gloria de Dios a los demás. Adicionalmente, hace referencia al rostro sonriente de nuestro Señor. Cuando pasamos tiempo en Su presencia Él nos va transformando y así, poco a poco, lo iremos reflejando. Cuando reflejamos a Cristo en nuestra vida, provocaremos una sonrisa de parte de nuestro Padre Celestial. No importa cuánto nos desaprueben las personas si Dios nos sonríe. La sonrisa de Dios nos ayuda a sobrevivir a las malas caras de rechazo que otras personas puedan hacernos. Es Su cercanía la que hace que Su Luz resplandezca en nuestros corazones y rostros, para que Su gloria sea vista por muchos y transforme sus ceños fruncidos.

Oración

Padre Amado, quiero pasar tiempo Contigo y ser guiado por Ti en todo momento. Mi deseo es complacer Tu corazón, agradarte y que sonrías, ¡Tu sonrisa es la bendición que busco, necesito y me basta! ¡Te adoro! ¡Amén!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.