Voluntariamente…


“Sacrificaré una ofrenda voluntaria a ti; alabaré tu nombre, porque es bueno, oh SEÑOR.”
Salmo 54:6 (NTV)

David clama a Dios en medio de la situación difícil en que se encuentra, rodeados de enemigos, pero confiado en que Dios le ayudará y le dará la victoria sobre sus enemigos, David lo cree y lo declara con fe, por lo que dará a Él una ofrenda voluntaria, una ofrenda de acción de gracias. La fe implica la certeza de lo que aún no se ve, por lo que damos gracias antes de que veamos a Dios actuar, pues simplemente confiamos en que lo hará. Esta seguridad no proviene de nuestras emociones, sino del conocimiento que tenemos de Dios. En la medida que tenemos una relación más cercana con el Señor, más firme será nuestra fe, pues le vamos conociendo más y podemos agradecer de antemano. Dios no quiere ofrendas religiosas, sino las que provienen de corazones sinceros, que se hacen voluntariamente.

Oración

Señor, eres todo bondad y Tu bondad y misericordia provocan en mí un continuo agradecimiento. En todo tiempo ofrezco ofrenda voluntaria de labios que exaltan Tu maravilloso Nombre, porque solo Tú eres digno de toda alabanza y adoración, ¡amén!

Compartir

X

Opciones para ver el culto en vivo:


Ver en la web: Clic aquí


Para Móviles y Tabletas: Clic aquí


Suscribiéndose a nuestro Canal de Youtube: Clic aquí


A través de Facebook Live: Clic aquí


Jana: una película que muestra cómo el amor de Dios restaura vidas

Ir al artículo.